En esta etapa es importante dedicar tiempo para uno mismo ya que el trabajo, pareja, familia o los amigos pueden ocupar más tiempo y hacer que no dediquemos tiempo al auto cuidado de uno mismo.

Los problemas que se pueden encontrar son:

  • Ansiedad.

La ansiedad indica que algo no va bien, nos pone alerta. Cuando esto ocurre en momentos puntuales y sabemos gestionarlo no habría ningún problema ya que es adaptativa. El problema es cuando la ansiedad escapa a nuestro control y no sabemos manejarla.

La persona comienza a evitar esas situaciones que le generan malestar (nerviosismo, angustia, hiperventilación, pensamientos irracionales…). Además, deja de hacer actividades que antes disfrutaba solo por evitar lo que le genera malestar.

  • Miedos y fobias.
  • Relaciones toxicas.
  • Trastornos del sueño.
  • Trastornos en el estado del ánimo.
  • Trastornos en la conducta alimentaria.